Vídeovigilancia

Videovigilancia, utilidad.
La videovigilancia se realiza con la instalación de un circuito de cámaras de video, éstas permiten el registro de imágenes en un sistema de grabación digital (DVR), este circuito puede ser verificado por medio de monitores.

Los sistemas de videovigilancia suelen ser muy fáciles de usar ya que su funcionamiento es similar al de las cámaras de video de uso doméstico.

La videovigilancia tiene múltiples aplicaciones, lo más importante de un sistema de cámaras de vigilancia es que permiten la visualización en directo de casas, o negocios desde cualquier lugar, sólo se requiere un dispositivo móvil o algún ordenador, e internet.

Los circuitos de videovigilancia están integrados de un grabador digital, disco duro y cámaras de seguridad. Para que el circuito funcione debe conectarse a un router ADSL, el cual permitirá la visualización de las cámaras desde cualquier lugar.

La videovigilancia puede tener diferentes usos, esto dependerá siempre de las necesidades de las personas que decidan implementar este sistema. Estos circuitos de cámaras de video son versátiles y sirven para proporcionar seguridad a cualquier persona, casa o negocio.

Para los negocios, la videovigilancia puede funcionar para inspeccionar empleados, asegurar el buen trato al cliente, y para verificar que el sistema de producción funcione de manera correcta. Además, en caso de que ocurra un percance como un robo, un incendio o alguna inconsistencia, siempre se podrá contar con la evidencia de los videos.

Para el uso doméstico la videovigilancia sirve como un preventivo de robos o asaltos, ya que es posible ver el estado de la vivienda en todo momento. Inclusive puede ser de utilidad en el supuesto de que algún familiar tenga algún incidente dentro del hogar. Los circuitos cerrados de televisión de cámaras también pueden aprovecharse para cuidar familiares de la tercera edad que viven solos o que necesitan algún tipo de asistencia especial